Hemingway y los neutrófilos

—¿No cree que tenga algo de romántico ese mecanismo? —preguntó uno de los asistentes ubicado en la primera fila del auditorio.

En la sala de conferencias no cabía un alfiler. Los asientos estaban todos ocupados y muchos científicos permanecían de pie, allí donde habían logrado ubicarse. Acababa de terminar su presentación un eminente investigador, el primero en caracterizar, en pleno siglo XXI, un nuevo mecanismo de muerte celular: la netosis.

A lo largo de su ponencia, el Dr. Zychlinsky dio pruebas más que suficientes sobre cómo los neutrófilos, un tipo particular de células del sistema inmune, eran capaces de estallar liberando su ADN en presencia de determinados estímulos. Todo indicaba que era un mecanismo de urgencia, de última opción, que tenía lugar cuando esas células estaban desbordadas por una avalancha microbiana. Solo entonces, ante la incapacidad de contener por sí mismos un avance arrollador, por ejemplo, de bacterias, los neutrófilos llegaban hasta inmolarse, estallando literalmente. El ADN liberado formaba una red pegajosa donde las bacterias quedaban retenidas como moscas en una telaraña. El sacrificio de los neutrófilos era un mecanismo no menor, otorgaba un tiempo invaluable para que llegaran los refuerzos, cantidades ingentes de otras células necesarias para montar una respuesta adecuada ante el patógeno invasor.

En aquel momento, una asistente le retiró el micrófono al científico que había realizado la pregunta y se dirigió rumbo al Dr. Zychlinsky.

El silencio era total. Solo se escuchaban los tacos de la asistente mientras avanzaba a pasitos rápidos, llevando el micrófono de una punta a la otra del salón. Por cuestiones organizativas, todos sabíamos que se trataba de la última pregunta.

El Dr. Zychlinsky explicó su postura de forma clara y concisa. De acuerdo a su criterio, el mecanismo se justificaba desde otro punto de vista. Como el ADN está empaquetado en proteínas sumamente bactericidas, la explosión no hacía más que arrojar proteínas microbicidas a su blanco. Era un mecanismo lógico. No había nada de romántico en esos neutrófilos que sacrificaban su vida en virtud del organismo que debían defender.

Aclarada la consulta, los investigadores abandonaron la sala. A pesar de que el nuevo mecanismo era fascinante, me pareció percibir un aire de decepción en los congresistas, como cuando alguien revela el secreto de un truco de magia.

Antes de salir, me volví para mirar el salón por última vez. Estaba vacío, a excepción de un hombre entrado en años que permanecía en su lugar, a mitad del auditorio. Tenía el cabello algo revuelto y la barba blanca, lo que le daba el aspecto de un hombre de mar, más que de científico. Con la imagen del pescador de Hemingway en el viejo y el mar, me volví a preguntarle si se sentía bien.

Pese a sus años, el hombre se incorporó sin esfuerzo.

—Me encuentro estupendamente, joven —me dijo.

No pude evitar preguntarle si la última explicación no lo había decepcionado.

—Al contrario —me respondió—, por más que la naturaleza se empecine en mostrarnos que la vida sigue su camino sin importarle nada, que no hay piedad en su accionar, que no hay héroes, que no hay elegidos, que no hay excepciones, el ser humano, e incluso los científicos, como acaba de ver, nunca va a dejarse convencer, jamás resignarán su visión romántica de la vida.

—¿Y eso le parece bien?

—Por supuesto. El romanticismo no existe, lo que existe es una visión romántica de la vida, una visión que ha logrado crear el ser humano. Y con eso basta.

———

Bibliografía

Fuchs, T.A.; Abed, U.; Goosmann, C., Hurwitz, R.; Schulze, I.; Wahn, V.; Weinrauch, Y.; Brinkmann, V.; Zychlinsky, A. (2007). Novel cell death program leads to neutrophil extracellular traps. J Cell Biol. 15;176(2):231-41.

Brinkmann, V.; Laube,B.; Abu Abed, U.; Goosmann, C.; Zychlinsky, A. Neutrophil Extracellular Traps: How to Generate and Visualize Them. Disponible en:  http://www.jove.com/video/1724/neutrophil-extracellular-traps-how-to-generate-and-visualize-them

Hemingway, E. El viejo y el mar. Editorial Debolsillo, España.

Palabras clave: Hemingway, neutrófilos, inmunología, ciencia, literatura

Anuncios

One thought on “Hemingway y los neutrófilos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s